Kori Kollo

El caso de la mina de oro Kori Kollo es un caso emblemático donde una empresa minera trasnacional toma metales preciosos valiosos y deja un área severamente contaminada a la comunidad local. Catapa está siguiendo este caso desde sus inicios, en colaboración con sus socios locales CEPA y Coridup.

Localización

La mina de oro y plata Kori Kollo está situada cerca de los 3,710 metros sobre el nivel del mar en la altiplano boliviano. La mina es parte del departamento de Oruro y está localizada a 42 kilómetros al noroeste de la ciudad de Oruro y a cerca de 160 kilómetros al sureste de la capital de La Paz. Oruro presenta un clima semiárido, lo que significa que 9 meses de sequía se alternan con 3 meses de temporada de lluvias. Durante el periodo de 12 meses hay un déficit de lluvias, dado que hay más agua siendo evaporada que precipitada. Como resultado el agua fresca es relativamente escasa. 

La mina está situada en el río Desaguadero, que es suministrado por el Lago Titicaca y fluye hacia los lagos Poopó y Uru Uru. A la altura de Kori Kollo el río se divide en dos: la corriente izquierda fluye al lago Uru Uru, desde donde las aguas desbordan hacia el lago Poopó; la rama derecha fluye directamente hacia el lago Poopó. Ambos lagos están protegidos por la Convención internacional Ramsar, lo que significa que están reconocidos como humedales de interés internacional. 

La mina

La mina Kori Kollo estuvo explotada activamente entre 1980 y 2010 por la compañia Empresa Minera Inti Raymi S.A. (EMIRSA). Esta compañía ha tenido muchos accionistas (-mayoritarios) en su tiempo. Inicialmente la distribución entre los accionistas era 50% Boliviano (con Zeland Mines of Bolivia) y 50% Norteamericano (Westworld Resources US). Desde 1988 en adelante, Battle Mountain Gold empezó a comprar y en 1995 ellos ya poseían cerca del 88% de las acciones de EMIRSA. En 2001, Battle Mountain Gold fue tomada por Newmont Mining Corporation. En 2009, la última vendió todas sus acciones a la empresa boliviana Compañía Procesadora de Minerales S.A., con una cláusula para recibir una suma global anual de EMIRSA en los años venideros.

Alrededor del año 1980 se realizó la primera exploración y se iniciaron las preparaciones para la eventual explotación. Desde 1984 en adelante, los minerales (óxidos, y más adelante sulfuros) fueron extraídos activamente y procesados localmente, molidos y acumulados en plataformas de lixiviación que son rociados con cianuro. El cianuro extrae los diferentes metales nobles (como el oro y la plata) de la roca. Esta solución es recogida y luego procesada hasta que finalmente sólo quedan los metales nobles.

Entre 1985 y 2010, un total de 122 633 kg de oro y 382 501 kg de plata ha sido producido. La mina ha generado además 144 millones de toneladas de residuos de roca y ha utilizado por lo menos 53 millones de m3 de agua. Kori Kollo fue originalmente el nombre de la montaña que ha sido excavada en su totalidad durante la actividad minera. Ahora tiene aproximadamente 240 metros de profundidad. Con la clausura de la mina, este pozo fue llenado con agua del rio Desaguadero.

Medio Ambiente

Kori Kollo tiene diferentes consecuencias en sus alrededores, mayormente rio abajo. Aparte de la molestia por el ruido y el polvo, el transporte de cianuro y el vertedero de residuos de piedra contaminada, los problemas más grandes están situados alrededor del agua, en diversas maneras.

  1. Dado que la mina necesita amplias cantidades de agua fresca para su extracción – y procesos de producción, la corriente entre la rama derecha del rio Desaguadero ha sido incrementada artificialmente por trabajos de excavación. Como resultado el lago Uru Uru (que se alimenta de la rama izquierda) recibe menos agua, haciéndolo significativamente más pequeño. Esto está siendo negado por EMIRSA, pero ha sido afirmado por imágenes históricas satelitales utilizadas por investigadores de la universidad local (UTO). Una parte mayoritaria del agua que es drenada por la rama derecha del rio se pierde en el proceso de producción.
  2. Al excavar el pozo hay una continua afluencia de aguas subterráneas en el pozo. Para mantener el pozo seco, las aguas subterráneas (saladas) están siendo bombeadas y almacenadas en grandes lagunas de evaporación. Debido a la composición del subsuelo esta agua también contiene una alta concentración de metales pesados.  El agua se evapora, después una costra de sal (con metales pesados) se queda. Al presentarse una precipitación fuerte durante la época de lluvias, estos lagos de evaporación a veces reciben masivas cantidades de agua y por esto los terraplenes están en riesgo de rompimiento. El agua liberada entonces termina en el rio, el cual lleva la sal y los metales pesados al lago Poopó. En el camino el rio puede rebosar sus orillas y dejar el cieno contaminado.
  3. El bombardeo de agua para mantener la mina seca tiene una influencia en el balance de las aguas subterráneas. Diversas comunidades rio debajo de la mina presentan reclamos sobre pozos secos y/o pozos subterráneos contaminados.
  4. El almacenamiento inadecuado de los residuos contaminados de piedra da como consecuencia a la liberación de metales pesados que infiltran el suelo y asi contaminan las aguas subterráneas.

Protesta

Las comunidades pesqueras del lago Uru Uru reclaman que ellos ya podían sentir las consecuencias de la mina Kor Kollo en los años ochenta. También otras comunidades localizadas rio debajo de la mina comenzaron a sentir más y más dificultades; aguas subterráneas cenagosas, nacimiento de animales deformados, problemas de salud en personas y animales, suelos contaminados, falta de agua. EMIRSA sólo recibió una licencia medioambiental para la mina en 1997, dado que antes estas licencias no era requeridas porque simplemente no habían leyes ambientales que pudieran concebir operaciones de este tipo.

Las quejas se volvieron más numerosas y fuertes y en el año 2000 cerca de 80 comunidades se unieron en la organización Coridup (Coordinadora en defensa de la cuenca del Rio Desaguadero, los lagos Uru Uru y Poopó). Un total de casi 1,000 quejas oficiales fueron archivadas en el ministerio, firmados por más de 10,000 personas. En 2003 una huelga de hambre ocasionó una investigación comisionada por el gobierno. Tomaría 6 años más hasta que en el 2009 el ministerio comisionó una auditoría ambiental oficial por el auditor boliviano PCA Ingenieros Consultores S.A. con dinero de EMIRSA (1.25 millones de dólares). El gobierno garantizaría el control independiente. El Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA), una ONG local de Oruro, apoyó a Coridup en su batalla en busca de justicia socio-ecológica ofreciendo apoyo técnico-científico, judicial y organizacional. 

Auditoría

El inicio de la auditoría fue arduo y al final la auditoría se retrasó. La auditoría fue ejecutada en 3 etapas. Cuando el reporte de mitad de trimestre fue publicado todos tuvieron la oportunidad de leer el texto y formular comentarios para el representante de estado entre los 15 días laborables. Catapa y Cepa juntos coordinaron un equipo de voluntarios Belgas y Bolivianos que revisaron los voluminosos documentos (de 700 a 1200 páginas). El hecho que académicos nacionales e internacionales mantuvieran un seguimiento de la auditoría hizo que el gobierno y la agencia auditora se sintieran controlados y acomodaran el contenido. Sin embargo la calidad de la investigación era deplorable. En algunas partes fue utilizado métodos de investigación desfasados, la experiencia de los investigadores era limitada y la investigación no estaba integrada suficientemente. A pesar de esto se llegó a probar que las aguas subterráneas, el suelo y la superficie del agua estaban contaminadas, pero la responsabilidad legal de la compañía minera permanecía vaga.

Con un presupuesto aún menor, Catapa y Cepa comisionaron a la universidad local, la Universidad Técnica de Oruro (UTO) para que ejecutara un estudio alternatiivo del impacto de la mina de oro Kori Kollo al medio ambiente. Los costos financieros fueron divididos entre las diferentes instituciones. La conclusión de este estudio fue mucho más severo. La desviación de la rama del rio, la movilización de metales pesados en aguas subterráneas, la sedimentación del área, el serio impacto sobre la fauna y flora local fueron científicamente motivados.

¿Ahora?

Dado que la auditoría ha concluido el ministro responsable considera a este caso como cerrado. A pesar de la insistente protesta de Coridup se ha hecho poco movimiento. Coridup ha denunciado esta situación con el Consejo sobre Derechos Humanos de las Naciones Unidas. El representante especial de la Comisión de la Naciones Unidas ha reconocido en 2008 y 2009 que los derechos de las personas indígenas serian violadas si no se hacia nada parea impedir la contaminación. (esperamos que esta historie continúe…)